lunes, 11 de enero de 2010

MURIÓ PERCY AVILA MONTERO



Acaba de morir en el olvido uno de los grandes compositores cruceños: Percy Ávila, quien nos regaló Lunita Camba para cantarla en noches de bohemia al amor de la juventud.
En su vida, Ávila reconoció que la importancia de ese taquirari tan representativo del sentir oriental, se encuentra en la capacidad de llegar a los corazones de los habitantes de la tierra que lo vio nacer, pero también representa un desafío casi insuperable para el músico, que no quiere ser recordado sólo por esa creación.
“Ese es uno de mis miedos. Me he quedado con esa canción pero quiero dar más y sé que puedo hacerlo. No quiero que en el futuro se me identifique sólo por Lunita Camba, sino por haber sido parte de mi gente, de mi tierra, de mi padre músico y de mi madre poeta”, dijo.

Hace un mes, Pedro Shimose escribía sobre el estado de salud de Percy:

“Acabo de leer la crónica de una desgracia anunciada: el compositor Percy Ávila Montero (Camiri, 24/10/1938) necesita ayuda porque su situación es insostenible y está desamparado. La enfermedad de Alzheimer ha hecho mella, finalmente, en su frágil humanidad. Su cuerpo está aquí, pero su mente ya no está; se ha ido por un agujero negro no se sabe dónde. Ausente de este mundo, deambula fuera del espacio y del tiempo, más allá del bien y del mal. Perdida la memoria, bloqueado el pensamiento, trabado el lenguaje, Percy vegeta en ‘Ningunaparte’, pero su cuerpo está entre nosotros y necesita cuidados y atenciones”.

Breve biografía:
Percy Ávila Montero, inquieto cantautor nació en Santa Cruz, el 24 de octubre de 1938. Hijo de Juan Ávila y de Justina Montero. Realizó sus estudios en el colegio Germán Busch.
La música oriental que por entonces ya se interpretaba en todo acontecimiento, motivó al pequeño Percy a crear su primera canción; Crecer en medio del paisaje de exuberante vegetación y de hermosas mujeres le hizo un romántico trovador.
En ese ambiente, Percy Ávila se trasformaba en un inspirado compositor, en su primera experiencia como artista integra el Trío Cordillera, junto a William Angua, y Guido Gonzales, quienes interpretaba sus primeras composiciones, una serie de presentaciones le servirían para formarse artísticamente y motivar la inspiración al novel compositor.
La primera satisfacción que Percy Ávila recibe, es por 1961 cuando el Trío “Los Cruceños” graban en Argentina, tres de sus obras musicales, los taquiraris “Ya sos mi dulzor” “No seas mala che” y “Ranchito natal”.
Ese resultado sería el compromiso para que Percy Ávila dedique más tiempo a la composición musical y de ese modo surge el más popular de sus taquiraris “Lunita Camba”, inspirada en 1964, durante un viaje entre Santa Cruz y Cochabamba, precisamente en una noche de luna llena.
Con esta obra musical Percy Ávila, surgió al ámbito artístico como un excelente compositor, a esta le siguieron el “Guajojó”, “Taquiriquiré”, “Cambita tu beso es carnaval”, “La pestaña” “Vení volvé”, “En la madrugada”, “Taquirari triste”, “Poema Trunco”, “Pena Achachayrú” y “Al hijo que no nació”.
Entre las últimas obras que compuso Percy Ávila se citan: “Tierra Camba encantada”, “A mi Santa Cruz morena” y “Surazo”, obras que fueron galardonadas en varios festivales.
Por el año 1990, Percy Ávila desempeño algunos cargos importantes en la ciudad de Cochabamba, tiempo y lugar que le permitió dedicar una linda obra, a esta ciudad donde vivió muchos años, intitulada “Mi corazón es Cochabamba” y llevada al disco por el Dúo Tupay.

Lunita camba

(Percy Ávila)

A vos, a vos que sabes del amor,
a vos te pregunto por qué hay dolor.
Dolor de amar, dolor de olvidar,
y en la alegría también hay dolor.

En una tutuma podría caber
toda la alegría que yo conseguí,
un gran jasayé no podría caber
con todas las penas que anidaron en mí.

Hay lunita que entre nubes
parecés curucusí,
a vos que te quieren y te cantan,
mandame una esperanza,
rayito de color,
allí sobre el río Piraí
que pa' su corriente mis lágrimas vertí.